LEONORA. ELENA PONIATOWSKA.

viernes, 1 de abril de 2011

.

POR DANIEL EMILIO PACHECO.


Elena Poniatowska es la ganadora del Premio Biblioteca Breve 2011, que otorga la Editorial Seix Barral. La obra con la que se hizo acreedora al premio es:

"Leonora" Elena Poniatowska. Editorial Seix Barral.


Historia relacionada en gran parte, con la vida de la pintora surrealista Leonora Carrington, no puede hablarse de una novela historica, ni tampoco de un escrito que se dedique a explorar la obra creativa de la pintora y también escritora inglesa.

Ficción ante todo, Poniatowska arma ésta historia recurriendo a las largas platicas que dice ha sostenido a lo largo de sus más de 50 años de amistad con la pintora, además de valerse de los propios escritos de Leonora -quien según Elenita- cuenta mucho de su vida en lo que escribe.

Creo que el siguiente fragmento muestra mucho de la esencia del relato escrito por Elena Poniatowska:

EL TORBELLINO SURREALISTA.

Leonora sorprende a su amante con sus dotes culinarias. Saca del horno platillos de su invención y se mueve en la cocina sin ninguna timidez. Los invitados también saborean sus ojos negros, sus cabellos selva negra, sus brazos blancos, sus muslos delgados. En sus propósitos campea una inocencia y una autenticidad que la hacen salir de lo ordinario.

No es posible que sea así de ingenua; en su caso, la ingenuidad debe ser una perversión –comenta el medico surrealista Pierre Mabille, gran estudioso de las civilizaciones pasadas.

-Ella en si es una verdadera femme enfant- se exalta André Breton.

Leonora juega, incita al deseo sin proponérselo y es demasiado inteligente para no darse cuenta. Independiente y retadora, como lo atestiguan sus expulsiones de distintas escuelas, los surrealistas se derriten por ella. Breton, el padre del surrealismo, la encuentra adorable.

-Tu belleza y tu talento nos tienen mesmerizados. Eres la imagen misma de la femme enfant.

-No soy una femme enfant- la responde airada-, Caí en este grupo por Max, no me considero surrealista. He tenido visiones fantásticas y las pinto y las escribo. Pinto y escribo lo que siento, eso es todo.

-Digas lo que digas, para mi representas a la <> que a través de su ingenuidad entra en contacto directo con el inconsciente.

-¡Todo ese endiosamiento de la mujer es puro cuento! Ya vi que los surrealistas las usan como a cualquier esposa. Las llaman sus musas pero terminan por limpiar el excusado y hacer la cama.

Su confianza en sí misma y su natural impertinencia provienen de su clase social. Leonora se ha enfrentado a sus padres, a las monjas, a la corte de Inglaterra; y no tiene razón para sentirse inferior. Si se deja sobajar, también su obra se verá afectada. A las pintoras surrealistas nadie las reconoce. Lo que en los hombres es creatividad, en ellas es locura. Entre mas contradice Leonora a Breton, más lo atrae.

-Adoro a tu inglesa. Tú nos la trajiste pero ella se ha ganado su lugar.

Leonora es una fuerza animal en una envoltura endeble. Cuando Joan Miró, amigo de Max, le pide que vaya a buscarle unos cigarros y le tiende dinero, ella se enfurece: <>, y lo deja con el billete extendido.

Se niega a posar para Man Ray, que pretende fotografiarla. Quien si le gusta es su novia, Ady Fidelin, y no entiende qué le ve ella al surrealista norteamericano. Picasso es un típico español que cree que tiene a todas las mujeres muertas de amor. A Salvador Dalí lo conoce en la rue Fontaine, en casa de Breton, y no se inmuta porque la llame <>.

Encontramos entonces en esta novela, la descripción permanente del personaje central -Leonora-, momentos íntimos de artistas reconocidos mundialmente, mezcla de idiomas -en otras partes del relato es mayor-, escritura ágil –platicadita-, y narración en una sola línea.

Considero que por la forma de escribir -presuponiendo que el lector sabe de arte- la novela será apreciada mayor mente, por alguien que tenga conocimiento previo del tema.

De la edición. Portada bonita. Impresión limpia y cuidada, muy bien encuadernado -me aguanto el ritmo una semana-. Editorial Seix Barral celebra sus 50 años con una buena escritora mexicana.



 
Los momentos de confinamiento en el manicomio que sufrió Leonora, son tal vez uno de los pasajes más impresionantes de la novela, no solo por la situación que vive la protagonista, sino también por la forma en que se escribe el relato. . . . Se felizzz!!
 
HOJEANDO LIBROS © 2013 | Plantilla diseñada por Ciudad Blogger