LA PUERTA FALSA. GUADALUPE LOAEZA

lunes, 9 de abril de 2012


POR DANIEL EMILIO PACHECO.

La muerte siempre remueve emociones y sentimientos en las personas cercanas de quien fallece.  Y sí una muerte por enfermedad o accidente es difícil de aceptar, la decisión de un suicida deja muchas preguntas en quienes le conocieron.

A pesar del tiempo que el hombre se ha dedicado a estudiar las razones que llevan a un suicida a tomar ésta decisión, no se han logrado avances significativos. Como sociedad, el suicidio solo es tratado con morbo, y poco interés; así, como si no sucediera.

Sin embargo, un recuento histórico nos permite entender la diversidad de personajes que han sucumbido ante el suicidio. Además de los diferentes enfoques que la sociedad le ha dado a ésta llamada: puerta falsa.

Guadalupe Loaeza decidió entrarle al tema, y la verdad me dio mucha curiosidad ver el tipo de enfoque que iba a darle al suicidio en su libro "La puerta falsa". Debo decir, lo primero que leí de Guadalupe Loaeza fue "Primero las damas" editado por Planeta De Agostini -una colección de narrativa, muy bien escogida-, de ahí el relato que más me impresiono por el ritmo de la descripción,  fue el que trata del suicidio de Miroslava.

"La puerta falsa" es el pretexto para que Guadalupe escriba "de suicidios, suicidas y otras despedidas", y es la Loaeza que disfruta escribiendo de un tema que le gusta y conoce, narra delicadamente y con buen gusto los momentos finales de personajes muy diferentes, adereza su escritura con poemas y escritos llenos de emoción, recuerda para el lector los logros de suicidas famosos, y de famosos suicidas.

El viaje suicida es largo, tan largo como la historia de la humanidad. Acompaño a Aníbal el temerario guerrero de Cartago. Entro en el departamento del Guasón más importante en la filmografía de Batman. Observo las fotografías de Stefan Zweig junto a su esposa y parecen dormidos. . . Sospecho. Acompaño a Horacio Quiroga en sus desventuras, en su obsesión a la selva. Visito a Emilio Salgari en su necesidad de aventuras. Recorro la agonía de Van Gogh en brillantes colores y dudas. Escucho en Notre-Dame el disparo que termina la vida de Antonieta Rivas Mercado vestida de Chanel. Regreso con Doña Josefina de pasear y encontramos a Jaime Torres Bodet muerto junto a una nota. Contemplo el diseño en tres actos del arquitecto O'Gorman, quien se aseguro de no fallar. Reviso las dudas que los investigadores tienen del caso Marilyn, confirmo lo que yo sé. . .solo usaba unas gotas de Chanel para dormir. Veo los recuerdos del campo de concentración, que el dolor del cáncer de su madre produce en Primo Levi. Escucho a Violeta Parra dar Gracias a la vida. Me doy cuenta de la mirada perdida y vidriosa de Pedro Armendáriz en el hospital. . . y esto, solo es parte del viaje.

De la edición. Portada. . .mmmm. . . no sé. Impresión limpia y de calidad, muy bien las imágenes y fotografías que complementan la obra. Editorial OCEANO entrega un documento histórico interesante, divertido y de calidad.

“Cuanto más voluntaria la muerte, más bella. La vida depende de la voluntad de otros; la muerte de la nuestra” Montaigne. . . me gusto el trabajo de Guadalupe Loaeza, y entendí que. . . soy felizzzzz!!!   


 
HOJEANDO LIBROS © 2013 | Plantilla diseñada por Ciudad Blogger