EL DIABLO ME OBLIGO. F.G. HAGHENBECK

lunes, 26 de diciembre de 2011

POR DANIEL EMILIO PACHECO.



F. G. Haghenbeck dejo de escribir novelas relacionadas con el cine y, se puso a escribir cine hecho novela. Lo que anteriormente le había leído a Haghenbeck, no me había gustado aunque "Trago Amargo" gano un premio importante como novela negra, para mi, su escritura me parecía repetitiva, apoyada en clichés de Hollywood.

El diablo me obligo, es una novela muy diferente no solo a lo que anteriormente ha escrito Haghenbeck, sino también diferente a lo que se esta escribiendo actualmente en México.


En esta historia participan un sacerdote sexi -Benjamín- que vive una relación de amasiato con la esposa de un magnate de Hollywood, Potocky capitán del ejercito de los Estados Unidos reconocido por su valor y sus operaciones encubiertas en Afganistán; un hombre misterioso que ostentosamente muestra su poder económico; Norma Schmitz una detective privada inteligente, guapa, y sarcástica -judía pues-, Lil Gotik una linda y estrafalaria mercenaria gótica, estos personajes principales y algunos otros ocasionales se verán relacionados con Elvis Infante -un nombre que une a dos cantantes idolos cinematograficos, Elvis Presley y Pedro Infante- un importante diablero de Los Ángeles.

Sí las habilidades de Elvis funcionan para enfrentar demonios, caribús, querubines, ángeles caídos, y todo tipo de entes sobrenaturales, tendrá que reconocer que poco le sirven al enfrentar al Cónclave, un grupo de humanos que son peores que sus adversarios del averno.

El Cónclave controla las peleas clandestinas entre seres sobrenaturales, valiéndose de las organizaciones gubernamentales, ejércitos, y diferentes iglesias para cubrir sus fines. Elvis Infante deberá tomar una decisión con respecto a su relación con este grupo. En el proceso mucha sangre correrá y la presencia de un poderoso demonio que tiene cuentas pendientes con Infante, complicara más las cosas.

Al hablar de esta historia con el autor, me confirma dos cosas que ya menciona como nota final del libro -aun no sé que tan necesaria era esa nota-. Primero, en cuanto a la idea de los diableros, es original del artista grafico Edgar Clement, quien junto a F. G. Haghenbeck desarrollaron parte de esa mitología para el cómic Crimson. Tiempo después se reunieron Clement y Haghenbeck con el creativo Francisco Ruiz Velazco en Monterrey, platicando -entre arracheras y cervezas, imagino yo- de cazadores de demonios decidieron hacer su versión personal del tema cada uno. Clement ya realizo la novela gráfica Kerumin -que estoy empezando a leer-, F. G. Haghenbeck desarrolló esta historia y, Ruiz Velasco trabaja en una película de este tema en Hollywood.


Con respecto al proceso creativo, F.G. Haghenbeck asegura desarrollo la historia solo por diversión. Esta confesión es importante, pues el resultado fue una novedosa historia.


El juego de las líneas temporales, la creación de personajes sobrenaturales -en lugar de recurrir a los ya existentes y de moda-, la escritura sumamente visual, el desarrollar la original idea de lo que es un diablero, y el resistir la tentación de no escribir sobre lo que esta de moda, hacen de esta novela una lectura interesante.

De la edición. Buena portada alusiva al tema. Impresión cuidada y de calidad. SUMA de letras entrega una novela disfrutable y lo mejor, de contenido fresco.



Como ya dije F. G. Haghenbeck no ha sido uno de mis escritores a seguir, sin embargo este año ha entregado dos libros –Un mexicano en cada hijo te dio, también lo encuentras en el blog-, que dejan en claro que su mejor trabajo lo realiza cuando hace lo que sabe y aparte se divierte: inventar historias visuales –aunque sean escritas como en este caso-. . . Se felizzzz!!!
 
HOJEANDO LIBROS © 2013 | Plantilla diseñada por Ciudad Blogger