"LA ORDEN MALDITA" JOSE MANUEL RUIZ MARCOS

domingo, 11 de abril de 2010





POR DANIEL EMILIO PACHECO.


Estas semanas pasadas, se ha estado tratando en medios de comunicación, el tema de la pederastia. Han surgido nuevas evidencias en contra de la labor de encubrimiento que el Vaticano hace de esa practica y, a favor de sus representantes.

Lo ultimo de este escándalo son los documentos que comprometen a Joseph Ratzinger arzobispo de Munich en 1980, en el encubrimiento, de el sacerdote Hullermann, quien no negó haber abusado sexualmente de, al menos, tres niños en Essen. Según una investigación de The New York Times.

Una segunda acusación para el cardenal Ratzinger, es por haber decidido no expulsar del sacerdocio, al cura norteamericano Lawrence Murphy, sobre quien pesa la acusación de haber molestado sexualmente, a unos 200 niños sordos. Según un reporte de The New York Times. Esto cuando el ahora papa, estaba cargo de la Congregación de la Doctrina de la Fe de 1981 al 2005.

Como tercer acusación que debería de responder el ahora papa; es el conocimiento que tenia de los abusos sexuales que cometía Marcial Maciel, dentro de la orden religiosa que fundo, los Legionarios de Cristo. Abusos que han tenido que reconocer públicamente los miembros de la orden religiosa. A pesar del conocimiento que tenia del caso, Ratzinger, solo ordeno a Maciel retirarse a orar y reflexionar. Esto en 2006. The New York Times, también investigo sobre este caso.

En medio de toda esta situación, quiero hacer mención de una diferencia, en el estilo de comunicar.

“LA ORDEN MALDITA” José Manuel Ruiz Marcos. Editorial PLANETA.





Esta novela apareció en 2006, rodeado de menciones sobre el caso que trataba. Según José Manuel Ruiz Marcos, se trata de la vida que llevo Pablo, un niño de 13 años, dentro de la orden religiosa Los Legionarios de Cristo, en la cual creció. Principalmente estos abusos, fueron practicados por el fundador del grupo, Marcial Maciel.

La novela como tal, es regular, aunque en momentos se abusa del narrador para guiar la forma de pensar del lector.

Según José Manuel Ruiz Marcos, escribió pensando desenmascarar, descubrir, denunciar los excesos de Maciel. Dice el autor que investigo por más de un año.

Lo que me incomoda en esta obra es el haber presentado una novela, sin referencias de bibliografía. Sin comentarios aclaratorios. Sin documentación que respaldara los pasajes que se describen. Creo que una investigación periodística hubiera tenido un mayor impacto, en lugar de una novela que no termina de cuajar.

No dudo que José Manuel Ruiz Marcos, haya investigado, no dudo que algo de lo que se narra en la historia, sea verdad. Lo que cuesta trabajo es identificar donde empieza la ficción y, donde la realidad.

Según el Diccionario de la Lengua Española:

novela.

(Del it. novella, noticia, relato novelesco).

1. f. Obra literaria en prosa en la que se narra una acción fingida en todo o en parte, y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos o lances interesantes, de caracteres, de pasiones y de costumbres.

2. f. Hechos interesantes de la vida real que parecen ficción.

3. f. Ficción o mentira en cualquier materia.

En la novela aparece la ficción en algún momento, “LA ORDEN MALDITA” que pretende ser verídica, no presenta datos para validar sus afirmaciones.

No estoy defendiendo, a Marcial Maciel, quien ya murió y, estará en el infierno. Estoy hablando de la importancia de ¡denunciar!

Cada día, cientos de periodistas y escritores, trabajan recopilando pruebas con el fin de denunciar abusos, crímenes o delitos. Algunos de ellos perderán la vida como producto de su trabajo de investigación. Otros recibirán presiones de todo tipo para que dejen de lado su deseo de presentar ante la sociedad los delitos que están ocultos.

Quienes hemos trabajado para medios de comunicación, sabemos que para presentar una información personal de un individuo a una audiencia, se deben tener bases. Si esa información es sobre una institución, se necesitan pruebas y testigos. Si la información afecta a un grupo religioso, se requieren mínimo pruebas, testigos y, muchos deseos de sufrir un montón de presiones en contra.

Me parece una postura cómoda, escribir sin probar. Denunciar sin respaldar. Y me molesta más el hecho de que, es muy fácil para una organización sacudirse toda esta serie de acusaciones, basta decir que todo es producto de la fantasía del autor.

Sí, la investigación para la novela arrojo pruebas, se debió denunciar ante las autoridades, aun se hubiera conseguido librar a algunos menores. El asesinato del jornalero que abuso de Maciel, pudo llevarlo a la cárcel. ¡Carajo!

“UNA HISTORIA DESTINADA A SACUDIR CONCIENCIAS” eso dice la contraportada de “LA ORDEN MALDITA” no lo creo, lamentablemente, es muy cuestionable su información.

2 comentarios :

Rafael Méndez Pérez dijo...

Excelente recomendación Daniel, de hecho luego te platicare mi nuevo proyecto, saludos.

markiusz dijo...

¿Se debe denunciar ante las autoridades? Basta cotejar todas las acciones que otros personajes han tomado y a donde han llegado, para ver que en este tema las denuncias conducen al vacio gracias al documento vativano llamado CRIMEN SOLLICITATIONIS. Este documento creado por Juan XXIII y reelaborado perversamente por Ratzinger, condena a un mafioso SILENCIO al que denuncia o investiga, llegando incluso a amenazas, pues toda denuncia está ordenada para ser enviada directa y automáticamente al Vaticano sin mayor cuestionamiento. El silencio y siempre el eterno silencio es la orden vaticana al respecto respaldada con cantidades millonarias. ¿Pruebas? Un valioso documental de la BBC que afortunadamente se puede ver todavía en línea. http://torreviejadigital.blogia.com/2008/032501-los-abusos-sexuales-y-el-vaticano-crimen-sollicitationis.php
Ese documento, CRIMEN SOLLICITATIONIS, es la prueba del poder de una mafia con un poder imparable si se toma en cuenta todas las áreas contaminadas por su influencia y por sus recursos económicos. Por eso, quizá, el autor expone lo conocido a sabiendas de la realidad. El aspecto mimético de la literatura es ya más que suficiente para dejar una denuncia en la conciencia del lector, juez último de esa recreación literaria.

 
HOJEANDO LIBROS © 2013 | Plantilla diseñada por Ciudad Blogger