"El último juglar" Orso Arreola.

domingo, 30 de mayo de 2010

.

POR DANIEL EMILIO PACHECO.



Uno de los trabajos literarios más difíciles de hacer, es el biográfico, considero que al final del arduo trabajo realizado, el resultado logrado -por el escritor- será siempre revisado con dureza. Sin importar, si el personaje sobre el que se escribe es grato o no para el lector.

"El último juglar" Orso Arreola. Editorial JUS.



Este es uno de los libros que se tienen que leer. Lleno de características especiales, nos da la oportunidad de acercarnos a uno de los personajes más singulares de México, Juan José Arreola.

Presentado como una novedad dentro del catalogo de Editorial JUS, este libro anteriormente impreso por Editorial Diana (1998), reúne documentos, fotografías, comentarios y escritos de Juan José Arreola. El encargado de reunir, organizar, y escribir esta obra, es Orso Arreola, hijo del cuentista de Zapotlán.

Dentro de la literatura mexicana, Juan José Arreola, posee un lugar especial por su gran calidad como escritor. Pero también, considero, que no es fácil que agrade a la mayoría de los lectores, su escritura es culta. En ocasiones el lenguaje que usa puede parecer rebuscado. El utilizar algunas veces formas afrancesadas, a la hora de escribir, requiere una mayor atención de quien lee, cosa que no siempre gusta.

Lo que para algunos pueden ser puntos criticables, para otros, es lo que hace destacable su obra, el suave ritmo poético al escribir, la forma en que fluye un tema por medio de su pluma, la maestría con que va uniendo palabras para formar frases suaves y a la vez complejas. Un escritor culto, inteligente y sensible. ¿Hasta que punto sensible?

"Anoche, después de escribir a usted, me encontré con dos personas. Me saludaron de lejos y no sé qué sustancia corrosiva pusieron en el saludo, que llegué a mi casa destruido.

Y confieso que caminaba muy alentado, pensando en cosas gallardas.
Y ahí me tiene usted poco después en sombras. Con mi candil apagado por ese saludo de racha.

Debo parecerle muy pequeño. Carolina, a usted que mira pasar la vida con sus ojos serenos."

Fragmento de una carta a Guadalupe Díaz de León -bajo el seudónimo Carolina Marcel- en 1943.

Así es como nos presenta Orso Arreola a su padre, por medio de su correspondencia, donde el escritor, se muestra como es, sensible. Pero, no son solo las cartas las que dan forma a este libro, están las fotografías – corrección, buenísimas fotografías - personales, que muestran un Arreola en diferentes momentos de su vida, con ellas se recrean los momentos vividos. Esas imágenes de un México antiguo, transmiten, en voz de Juan José Arreola, además de recuerdos interesantes, conocimientos históricos sobre nuestro país.

Uno de los documentos que se muestran dentro de estas memorias, dan fe de la pasión de otro grande, Pablo Neruda. En una visita a Zapotlán -de la que poco se conoce, y este libro da suficiente información- el poeta chileno. Es en este lugar donde siente la necesidad de escribir el soneto " A César Martino en Zapotlán el Grande” encontrando para este fin un sobre, en el cual plasma su sentir. Este sobre seria regalado después al cronista Arreola.

Me gustaría poder extenderme y platicar de la forma en que un joven llamado Juan José, llego en tren al Distrito Federa. En 1937. Sus primeras impresiones, sus amistades y relaciones en la capital. Tal vez comentar de su aventura como editor o la emoción de sus primeros escritos publicados, hablar de su amistad con Juan Rulfo, de la forma en que se les trataba de comparar y el resultado de estas comparaciones.

Pero, entonces donde quedaría espacio para hablar de sus amores y desamores, sus trabajos de todo tipo, de sus viajes, de su pasión por Francia. Y el ajedrecista ¿donde cabria? Sin mencionar su carrera como actor de teatro. O el personaje que era caminando de negro, con sombrero y bastón, con su capa y su pelo blanco.

Si te hablo de todo lo anterior, faltaría su relación familiar. La comunicación padre e hijo, que se da através de la charla que da origen a este libro. Como ves, cuando una historia es buena, hay mucho que contar.

Y . . . Sin embargo, Orso Arreola queda a deber, el libro que nos presenta, solo trata de una parte de la vida de Juan José Arreola. El periodo comprendido entre 1937 -1969. No entiendo los motivos que lo llevan a no mencionar el resto de la historia, el libro sale a la luz en 1998, son casi 30 años que no son mencionados. Esta nueva edición pudo contener un agregado, me hubiera gustado saber de los últimos días de Juan José Arreola. Que contara como fue su relación con los otros escritores en los últimos años. En fin, son años los que faltan por contar.

De la edición. Que simpática portada -¿A quien se le ocurrió? ¿Si le explicaron al diseñador de que trataba el libro? Ya en serio, ¿No le van a poner una portada decente?- la impresión cuidada, de buena calidad. Letra apretadita, pero legible. Las fotos en blanco y negro, impresas con claridad y calidad. Buena idea por parte de la editorial de regalar un separador con el libro. Es un detalle que se agradece. Editorial JUS nos regresa un libro, que estaba ausente. Gracias.

Como dije al principio. Uno de los trabajos literarios más difíciles de hacer, es el biográfico. . . Se felizzz!!

 
HOJEANDO LIBROS © 2013 | Plantilla diseñada por Ciudad Blogger